Mes: septiembre 2016

No me juzgues, por favor

Ser juzgado, incomoda. Ser objeto de análisis es un incordio. Sentirse observado como una cobaya, enfurece. Que nuestro comportamiento se someta a estudio y se extraigan de éste conclusiones más o menos tajantes, asusta. El pánico a ser expuesto es...

/ 13 de septiembre de 2016